Colonia chapita
Casa chorizo con comida rica y precios accesibles

Es bueno saber que el gran imperio gastronómico de Palermo admite un oasis
a precios económicos: La Colonia, una antigua casa chorizo que alberga
un sorprendente espacio de comidas caseras, típicamente porteñas.
La carta incluye una lista de clásicos: minutas, parrillada, pastas,
pizzas, empanadas, tartas, tortillas, ensaladas, panqueques y tortas.
La historia empezó hace diez años, de la mano del argentino Cosme Liurgo,
quien supo tener un local de comidas en el barrio de Belgrano,
con solo algunas mesas, porque el delivery era prioridad.
Después redobló la apuesta y convirtió la casa de su infancia, la legítima
casa paterna (donde nació cincuenta y cuatro años atrás) en restaurante.

Cocinero de oficio y con algunos pocos cursos en su haber, Cosme trasladó
su don natural a la elaboración de platos sencillos y hogareños, aunque
también hay alguna que otra preparación un poco mas gourmet y sofisticada:
pollo con salsa a la naranja, mostaza o champignon; caseritos de ricota con
jamón y almendras en masa verde o filete de merluza al angelito.

La Colonia recrea un espíritu similar al de almuerzo o cena en la casa
familiar. Cecilia, hija de Cosme, organizó el rejunte de objetos: algunos
nuevos, otros restaurados o comprados, vajilla, sillas y mesas desiguales,
arañas en el techo, cuadros de señoras “de antes”, máscaras con caricaturas
de Woody Allen, Marilyn Monroe, Isidoro Cañones y Alberto Olmedo. Un
gran cambalache, distribuido entre salón principal, patio, salón trasero y
algunas privilegiadas mesas en la vereda.Con La Colonia llegó una nueva
acepción para Palermo: Las Chapitas. Así se denominaba, cuarenta años
atrás, a ese sector del barrio que iba desde la calle Paraguay a Córdoba, donde
solían estar todas las casas chorizos, con techo de chapa acanalada.

Y atención, caballeros: si bien La Colonia cuenta con un público variado,
el mejor promedio se lo lleva la asistencia de jóvenes y confesionales grupos
femeninos.

Es atendida por sus propios dueños, comida casera y de autor, contamos con
diferentes espacios para todos los gustos.

REVISTA RADAR
Julieta Goldman